lunes, 28 de septiembre de 2009

MARCO TEORICO




Las bebidas energéticas son bebidas no alcohólicas, generalmente gasificadas, compuestas básicamente por cafeína e hidratos de carbono, azúcares diversos de distinta velocidad de absorción, así como por otros ingredientes como: aminoácidos, vitaminas, minerales, extractos vegetales, acompañados de aditivos acidulantes, conservantes, saborizantes y colorantes.

Estas bebidas energizantes son consideradas un alimento funcional, ya que han sido diseñadas para proporcionar un beneficio específico: brindar al consumidor una bebida que le ofrezca vitalidad cuando, por propia decisión o necesidad, debe actuar ante esfuerzos extras, físicos o mentales.

Como todo alimento funcional, su consumo no debe reemplazar alimento alguno, sino aportar algún beneficio adicional buscado por el consumidor.

MARCO HISTORICO

La mayoría de estas bebidas son de origen austríaco, y su nombre remite al apodo que se les tenía a las anfetaminas, droga de uso habitual durante los años 60 y 70. La similitud se debe, seguramente, al hecho de que las anfetaminas (y las metanfetaminas como el MDMA o éxtasis) evitan el sueño y la fatiga, función principal de estas bebidas.

La marca más famosa mundialmente es Red Bull, que nació en los años 80, luego de que quien es ahora uno de los responsables de la compañía, conociera en Asia las populares bebidas energizantes. Con la idea de llevar esta novedad al mercado occidental, Diétrich Matéschitz regresó a Austria, y en 1987 salió la bebida al público.

Su repercusión va acompañada de una importante pauta publicitaria y patrocinio: dos de estas bebidas patrocinan equipos que corren en la Formula 1: el equipo Acer Prost Team tiene como su proveedor oficial energético a Dark Dog y el equipo Sauber Petronas a Red Bull.

En cuanto a su consumo se calcula que en sólo Estados Unidos en el año 2001, las consumieron 7.5 millones de personas. En Costa Rica se importan desde 1999 y para finales del 2001 presentaban una demanda mensual de 4.000 cajas de 24 latas (96.000 latas por mes); en un hotel de la capital, en época de temporada alta se venden 50 cajas a la semana (1.200 latas por semana).

En el contexto colombiano, se carece estadística de consumo, pero en cuanto a costos, una lata de estas bebidas oscila entre 5.000 y 15.000 pesos y se encuentran disponibles actualmente (a agosto de 2003) las marcas Maxx, Ciclón, XTC, JESS, Gay, Magic Man, Big Star, entre otras.

Por la sala especializada de alimentos y bebidas del INVIMA han pasado muchas bebidas energizantes que buscan un registro oficial. Cuando llegaron estas bebidas a Colombia, no existía legislación al respecto, así que se exigen las cantidades de ingredientes recomendadas por la FDA de Estados Unidos.

El INVIMA, exige que para la comercialización y expendio de bebidas con cafeína y taurina, éstas deben de expresar en forma clara, visible y destacada: “Bebida Cafeinada”, y sólo pueden ser expendidas y dirigidas a la población adulta.

MARCO CONCEPTUAL

Las Bebidas Energizantes son sustancias estimulantes, que inicialmente fueron utilizadas por deportistas debido a la carga energética que generan. En principio, fueron creadas para incrementar la resistencia física, proveer reacciones más veloces a quien las consumía, lograr un nivel de concentración mayor, evitar el sueño, proporcionar sensación de bienestar, estimular el metabolismo y ayudar a eliminar sustancias nocivas para el cuerpo.

Desde la década de los años 80 en Europa aparecen las llamadas bebidas energéticas o “energy drinks”. La mayoría de las marcas que se encuentran en el mercado mundial (alrededor de 200 diferentes) son de origen austriaco, estando entre las más conocidas: Red Bull, (Toro rojo) Battery, (Batería) Maxx, Power Horse (Caballo de fuerza), Red Devil (Demonio rojo) y Dark Dog (Perro oscuro).

Se calcula que en el 2000 llegaron a Colombia y no se tiene hasta el momento disponible ninguna estadística o estudio acerca de su consumo, venta y efectos en la población del país.


No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada